dimecres, 26 de febrer de 2014


Acuarela de Jordi Ivern hecha al lado del campo de petanca de enfrente dels Encants

10 comentaris:

  1. Suposo que són els terrenys dels antics Encants, que s'han quedat orfes de pare i mare després del trasllat. Bona aquarel.la!

    ResponElimina
  2. Lo que dice Antoni. Y ciertamente ese vacío y el añadido de los árboles desnudos dan una nota de soledad sobrecogedora.
    Seguro que esa emoción te motivó a pintar esta acuarela san buena.

    ResponElimina
  3. Jordi, te felicito!!!! La constancia ya va dejando sus frutos... Una magnífica acuarela!! Me alegro mucho! Un abrazo.

    ResponElimina
  4. Las complicaciones no dan los mejores resultados. Jo creo que has pintado un tema sencillo pero con un gran resultado, es una acuarela muy buena y me gusta mucho. Felicidades

    ResponElimina
  5. Molt bona aquarel.la, te una llum extraordinària i se sent el sol i la humitat en les ombres.
    Felicitats Jordi !.

    ResponElimina
  6. La acuarela, perfecta, el tema no tanto, es anodino e intranscendente.
    Abrazos

    ResponElimina
  7. fantàstic cel! bona gamma de color en general, mística i molt solitària, amunt!

    ResponElimina
  8. Leyendo los comentarios recuerdo ese cuento sobre el viejo el niño y el burro... Los que se cruzaban en su camino opinaban... unos que el viejo debería ir sobre el burro, otros que debería ir el niño, otros que los dos, y otros que ninguno, pero hicieran lo que hiciesen el viejo y el niño (el burro solo obedecía), no dejaban contento a nadie. Y concluyo diciendo que el que realmente debe estar conforme, es uno mismo y seguir las directrices de lo que piensa y opina. Aunque nunca está de mas leer las opiniones ajenas, porque muchas veces el árbol no nos deja ver el bosque, verdad? (Por cierto, a mi la acuarela me encanta aunque eche de menos algún personaje que le de mas vida)

    ResponElimina

Nota: Només un membre d'aquest blog pot publicar entrades.