dijous, 16 de març de 2017

Las barracas de Can Batlló, con los días contados.

La semana anterior pinté primero la fábrica, puesto que era el motivo del encuentro, pero ésta, me he dirigido directamente a las barracas, puesto que, aparte de que me gustan pintarlas, van a durar muy poco, porque están a punto de ser derribadas.
En un patio interior de la calle Parcerisas:

-
Y, de nuevo, parte de la fachada que da a la calle Camí de la Cadena.

-

-

Papeles artesanales 320 gr/m2
de 21 x 30

10 comentaris:

  1. Huyendo del tópico has logrado dos buenas acuarelas, documentadas y un recuerdo para la historia.
    Un gran abrazo

    ResponElimina
  2. No nos podemos quejar! Tu también (cómo no?), has sabido "retratar" las barracas y la miséria. A pesar de todo, "la poetizamos", los pintores.

    ResponElimina
  3. Muy buenas joshemari, nunca decepcionas y eres mi ejemplo a imitar, que lujo tenerte como referente.

    ResponElimina
  4. Eres tan bueno que no se ni que decirte, dos joyas, un abrazo.

    ResponElimina
  5. Como diria Alberti, es un buen ejemplo de lo que puede hacer un marinero en tierra.

    ResponElimina
  6. que bien reflejas el habiente que se respira en esa calleja de barracas un lugar en el cual se puede apreciar que los residentes serian un antro de pobreza, muy bien representado

    ResponElimina
  7. Me remito a los comentarios dela semana pasada, estos temas los tratas genial , me gustan mucho.Felicidades

    ResponElimina
  8. Joan Mª: Amb una matrícula em quedo curt. És de lo més inspirat que t'he vist.
    És un reflexe de l'antiga edificació

    ResponElimina
  9. Muy buenas acuarelas. La primera me gusta más por su colorido.

    ResponElimina
  10. Porque las barracas son tan atractivas? Supongo que no para vivir pero desde luego, me encanta verlas en pintura!
    (Y once again, thank you)

    ResponElimina

Nota: Només un membre d'aquest bloc pot publicar entrades.